Hacer el mandado al ritmo de la ópera y otras experiencias inolvidables

Miércoles 15 Noviembre
Autor: 
Redacción

Irrumpiendo en los mercados de la ciudad, el conjunto Voz al Vuelo busca desacralizar la ópera y demostrar que es un género que todos podemos disfrutar

La mañana del sábado 28 de octubre la ópera tocó el corazón de los marchantes y clientes del mercado Manuel M. Dieguez, de la colonia Moderna, quienes fueron sorprendidos por los músicos y cantantes de Ópera Ambulante que, sin trajes suntuosos y ‘disfrazados’ de civiles, irrumpieron en los pasillos del recinto para compartir la experiencia estética de la ópera, un género que todos conocemos pero que pocas veces suena en nuestros reproductores musicales.
 
La reacción de los asistentes derribó de una vez por todas dos grandes mitos de la ópera: que es aburrida y que es sólo para gente culta. Para dejarse seducir por estas melodías, basta la sensibilidad que yace dentro de cualquier ser humano y que sólo necesita de una sorpresa como esta para despertar.
 
“Que nadie venga ahorita porque no estoy”, bromeó emocionada la cajera de una carnicería, cuyo mostrador fungió como escenario para una de las piezas del concierto. “Ahora sí nos sorprendieron, ya hasta lloré. Me los voy a traer a trabajar aquí, para que nos canten diario, porque con esta música, ¿cuál estrés, así cómo no vamos a relajarnos?”, preguntó la mujer a su vecina de enfrente, quien sin dejar de atender su puesto de jugos naturales, contemplaba absorta la intervención de los tres diferentes cantantes. “Nomás que no nos canten de Maluma, porque de ese ya oímos mucho”, sentenció entre risas.
 
“Se rompen las barreras del teatro y te das cuenta de cuánto valoran las personas el arte cuando no sienten al artista como una persona lejana, sino como parte de ellos. Muchas veces la gente no se acerca al arte no por falta de sensibilidad sino porque lo muestran como algo inalcanzable. Aquí estamos hombro con hombro con el espectador y se vuelve muy divertido, aunque también hay nervios y adrenalina”, comparte Sergio Emilio Parra, pianista de la agrupación, sobre la experiencia de presentarse fuera de los teatros.
 
Al final del concierto, los espectadores se deshicieron en aplausos; los más extrovertidos se acercaron para platicar con los cantantes, tomarse una foto y hasta invitarles un juguito natural en agradecimiento al regalo sabatino.
 
¡Última llamada!

®2017 Festival Guadalajara - Derechos Reservados Guadalajara, Jalisco -MX