Viaje a los sonidos de México

Jueves 25 Octubre
Autor: 
Redacción

Como si la música fuera un tipo de conjuro, el cielo que amenazaba con una tormenta fue apaciguado a través de una fusión de ritmos. La tarde del miércoles 24 de octubre, la banda tapatía La Mexcalina hizo suyo el kiosko del Parque Rojo (Centro Histórico) y ofreció un show que también fue un recorrido por la música tradicional mexicana pero con toques de rock, folk y jazz. Hasta el cielo se asomó para disfrutar del recital.

 

“Hola a todos traemos a ustedes un concierto titulado De norte a sur en el que vamos a viajar por algunos lugares de la República Mexicana”, sentenció Jazz Díaz, la vocalista, mientras la gente se reunía a su alrededor, en las jardineras y las sillas dispuestas para la ocasión. La travesía musical también fue una odisea por el tiempo que comenzó con “Carabina 30 30 / La rielera”, pieza que habla sobre las mujeres soldaderas que seguían a sus hombres durante los distintos episodios revolucionarios. De ahí pasaron a Oaxaca con “La zandunga”, del istmo de Tehuantepec, para evocar el chocolate, las tehuanas, el mezcal, las muxes o la fiesta de la Guelaguetza.

 

 

¡Entra aquí para conocer más eventos que sucederán en el Parque de la Revolución!

 

Entre canción y canción, detrás de la banda conformada también por Fernando (batería), Edd (bajo / contrabajo) y Raúl (guitarra) se proyectaron imágenes alusivas a la pieza en turno. “Venimos de Sahuayo y hay una historia muy popular que es la del Santo Santiago...”, continuó el relato de Jazz para llevarnos a Michoacán, concretamente a la festividad que cada 25 de julio despliega uno de los atractivos visuales y escénicos más coloridos de México: la danza de los Tlahuiles.

 

“La Llorona” fue el siguiente tema e hizo vibrar a la gente. “Soy como el chile verde llorona, picante pero sabroso”, coreaban jóvenes y adultos. La interpretación se vistió con escenas de filmes de “El Santo, el enmascarado de plata”; fue un breve tributo al terror y la fantasía de la época dorada del cine en el país. Luego interpretaron “El Cardenchero” en homenaje a Los Cardencheros de Sapioriz y después “La Bruja” tan oportuno a solo unos días del“Día de muertos”. El cierre del concierto fue una invitación a dejar de discriminarnos. Sonó entonces “El mexicano”, una pieza para ponderar el orgullo y la unión. Para entonces la noche había caído y ni rastro de la lluvia.

¡Conoce las demás presentaciones de La Mexcalina como parte del Festival Sucede aquí!

 


 

®2018 Festival Guadalajara - Derechos Reservados Guadalajara, Jalisco -MX