Rock y Barroco, frente a frente

Martes 20 Noviembre
Autor: 
Redacción

Bruno, José María, Julio y Berenice son cuatro jóvenes que conforman el ensamble de cuerdas Disonant, un grupo tapatío que tiene por objetivo la difusión de la música culta, a través de conciertos educativos capaces de captar la atención tanto de jóvenes como de adultos mayores. Después de presentarse en varios lugares públicos la ciudad, como parte del Festival Sucede, llegó su último concierto de Ba-Rock a la explanada Filósofos, de la colonia Colinas de la Normal.


El escenario, a ras de piso, su ubicó al centro de varios comercios locales populares en el barrio. Mientras los cuatro músicos afinaban sus instrumentos la gente aprovechó para ir a comprar tamales, salchipulpos, algunas papitas y elotes. En punto de las 18:30 horas, del pasado 16 de noviembre, llegó la oscuridad y los vecinos se dispusieron a tomar su lugar. El concierto comenzó.

 


Una pieza de Arcangello Corelli fue la primera que interpretó Disonant, de un repertorio que durante casi una hora combinó un autor clásico con otro contemporáneo. De tal forma que luego de oír el madrigal de “L'Amfiparnaso” - quizás el más conocido del compositor Orazzio Vechi - pasaron a “California Dreamin”, éxito del rock pop de los años sesenta que hiciera famosa la banda The Mamas & The Papas. Previo a cada canción, los músicos explicaron algunos aspectos relevantes de cada pieza: su estética, su trascendencia en el tiempo y detalles generales del autor o el intérprete.


“Los temas de Vivaldi fueron como el heavy metal de su tiempo”, expresó Berenice luego de interpretar “Concierto Grosso en E Menor” de dicho autor. Posteriormente dieron paso a un clásico de la década de los noventa: “Paranoid Android”, del disco “OK Computer”, de Radiohead. Durante las ejecuciones era claro que la distancia estética entre las piezas de hace siglos y las de hace algunos años no eran abismales. El estar interpretadas a cuatro cuerdas las hermanaba, las aproximaba pero sin restarle sus identidades de origen.
J. S. Bach no podía faltar en el playlist. Del  “padre de armonía” se escuchó The Art of Fugue BWV 1080 caracterizada por su profundidad intelectual y perfección técnica.

 

El concierto alcanzó su final con “Reptilia”, de The Strokes y esa noche Disonant demostró, con brincos entre el pasado profundo y el presente reciente, que la buena música puede aparentar ser diferente pero en el fondo su motor es la emoción.

 

®2018 Festival Guadalajara - Derechos Reservados Guadalajara, Jalisco -MX