Música para todos los gustos

Martes 21 Noviembre
Autor: 
Redacción

Si tratáramos de describir una imagen general de la clausura del Festival Sucede, podríamos describirla como heterogénea, ya que esta celebración musical contó con diversos géneros musicales y para todas las generaciones

La gran clausura del Festival Sucede contó con la participación de Hot Box Machine, Las Papayas de Celaya, Boogát, Los Ángeles Negros, Fanko, Sonido Gallo Negro, Pato Machete y Ozomatli, quienes pusieron a bailar y cantar a los tapatíos con sus estilos variados y llenos de buena vibra.

La cita fue en Plaza Liberación a las tres de la tarde, desde temprano los tapatíos rodeaban el escenario, unos resguardados debajo de los árboles de la plaza y otros aferrados a la valla de contención. Los primeros en subir al escenario fueron Hot Box Machine, banda tapatía emergente de rock psicodélico, quienes pusieron a los presentes a mover la cabeza al ritmo de sus armoniosas composiciones. La banda invadió el escenario con los sonidos de su nuevo disco Late Bloomer, canciones como “It’s Been So Good So Far”, “Goblins” o “Psychedelic Beach Party” encendieron los motores de este cierre.

Los siguientes en subir al escenario fueron Las Papayas de Celaya, el ambiente tomó un aire de euforia cuando los tapatíos escucharon las canciones del grupo, pues se trataban de covers de canciones que todo mundo conoce. “Lamento Boliviano” de Enanitos Verdes, “De Música Ligera” de Soda Estéreo y “El Baile y El Salón” de Café Tacvba, pusieron a los tapatíos a bailar quebradita y hacer despapaye.

Para seguir la fiesta y el baile se presentó Boogát con su DJ set, siguiendo la misma línea de sonidos latinos y de cumbia que caracteriza su música. Sus mezclas hicieron que los presentes movieran el cuerpo y se levantaran de sus lugares, pues a cada nueva canción gritaba: “¡Las manos arriba Guadalajara!”.

Después de una vorágine de géneros tropicales y psicodélicos era hora de un trago amargo para el corazón, la Plaza liberación se fue llenando de a poco, pues los siguientes en presentarse eran unos de los más esperados del festival, ellos eran Los Ángeles Negros y su música que conmueve el alma, niños, jóvenes y adultos cantaban al unísono canciones míticas como: “Murió La Flor” o “Déjenme si estoy llorando”. No había nadie que no conociera al menos una de las canciones de los chilenos, pues todos cantaban con el alma rota las letras tan potentes.

Después de la música desgarradora de los Ángeles Negros era hora de un trago dulce para equilibrar el alma, Fanko fue el encargado de llenar de nueva cuenta a los tapatíos con un aura eufórica, presentaron Un Cuento Fantástico Vol. 1, su nuevo disco lleno de composiciones alegres que celebran la vida, además de cantar canciones antiguas de su autoría como: “Ámbar” o “Prende La Luz”, mismas que hicieron viajar a los asistentes al pasado y celebrar los viejos tiempos con los amigos.

 Sonido Gallo Negro contagió a los presentes con su aura mítica y su cumbia psicodélica, al subir al escenario comenzaron con su fiesta de los difuntos para poner a los vivos a bailar, vestidos con trajes de esqueleto, pusieron a los presentes a mover su existencia. Mientras el grupo tocaba, Dr. Aldrete se dedicó a ilustrar en vivo y adornar la presentación con sus enigmáticas ilustraciones. La fusión de vertientes artísticas emocionó a los asistentes y los puso a gritar.

Ya en la recta final, la euforia de los tapatíos estaba al límite y más sabiendo que el siguiente en subir al escenario era Pato Machete, ex integrante de la mítica agrupación de rap, Control Machete. Al salir al escenario, Plaza Liberación se encontraba repleta de personas que esperaban escuchar sus potentes rimas. Pato presentó canciones de su propia autoría, pero como heredero del legendario grupo de rap mexicano, era evidente que los asistentes pidieran canciones del mismo, “Sí, Señor” llevó la felicidad de todos los asistentes al máximo.

La banda Angelina Ozomatli fue la última en subir al escenario, la agrupación con más de veinte años de carrera visitó tierras tapatías nuevamente después de dos años. El grupo armó el bailongo entre los asistentes, pues todos se encontraban con la euforia al tope después de toda una tarde de música, los presentes estaban listos para disfrutar del maravilloso cierre de Sucede. Con una combinación de canciones mexicanas populares, Ozomatli llevó al público por la historia musical de México, “Oye Mi Amor de Maná, “El Noa Noa” de Juan Gabriel y “Bésame Mucho” de Consuelo Velázquez. El show finalizó de manera monumental con el grupo tocando de manera improvisada entre el público y con todos gritando “¡Oe oe oe oe!”.

La clausura del Festival Sucede llevó a los tapatíos a un viaje a través de distintos géneros para todas las edades y todo tipo de público, el cual finalizó con el caluroso abrazo del público y músicos.

 

Música para todos los gustos

®2017 Festival Guadalajara - Derechos Reservados Guadalajara, Jalisco -MX