Directorio de Sedes

Se ríen con la huesuda

Se ríen con la huesuda
Referencia de Revista
No. 10

Jueves, 1 Diciembre 2016

“Un Doctor Improvisado”, a cargo de la compañía Teatro al  Hombro, aborda el tema de la muerte de manera divertida

Los títeres pueden volar, pueden hacer cosas absurdas, pueden incluso convertir las metáforas en cuestiones literales, es decir, basta que diga el personaje “trágame tierra” y eso es precisamente lo que sucede.

Así lo explica emocionado Rolando García, director de la compañía Teatro al Hombro, cuando se le pregunta qué posibilidades tienen los títeres para que por más de 30 años formen parte de su trabajo, y que desde hace seis involucren a su familia en la producción.

También pueden, los títeres, abordar el tema de la muerte sin tantas vueltas, sin tanto tabú, sin tanta complicación, lo toman como parte del camino de la vida, incluso se pueden reír, por ello es que el montaje titulado “Un Doctor Improvisado” fue elegido para presentarse el pasado 22 de noviembre en el Parque San Miguel de Mezquitán.

Desde los primeros acordes, a cargo de Alan y Olín, hijos de Rolando, el público quedó atrapado por el ritmo del espectáculo que formó parte del Primer Festival Internacional de Teatro de Títeres Genaro Aceves “Pinito”.

Encontrar al sastre convertido en médico por la huesuda fue una de las divertidas tareas de los niños, quienes no perdieron el hilo de la historia y participaron constantemente.

La improvisación y la interacción fueron la base, los gritos la constante y los aplausos también. Solo algunos asientos al caer la noche estaban disponibles, porque una vez iniciada la obra fue necesario acomodarse en las bancas permanentes o de pie. La casa lucía llena. 

Los rostros de los pequeños revelaban la emoción y el interés que despertó el pequeño teatrino. La música original y en vivo también cautivó. Aquella era una tarde especial, y no solo vecinos acudieron al llamado, pues hubo quien llegó con su mascota, un pequeño perro, que permaneció ahí hasta el final.

Luego de que la historia concluyera, el señor Rolando salió del teatrino y agradeció a los presentes, a quienes invitó a que añadieran un recuerdo más a la ya de por sí memorable jornada, “aquellos que quieran tomarse una foto con los títeres pueden pasar al frente”.

Las familias se acercaron, de manera muy ordenada, y se tomaron fotografías con alguno o con varios de los personajes del Doctor Improvisado. Aquello terminó con broche de oro y la muerte no espantó a nadie. 

 

Una vida en escena

Rolando García, director de Teatro al Hombro, confiesa que ya perdió la cuenta pero supone que al menos ha participado en 50 obras a lo largo de 32 años de trabajo y ha dirigido ocho. La compañía, originaria de la Ciudad de México, se ha presentado en gran parte de nuestro país, y en Colombia, España y Suiza, además tiene programado viajar a Sudamérica.

 

 

 

 

 

Ultimas noticias

Los Camaradas ya miran al futuro
Jueves, 1 Diciembre 2016

El festival cultural celebrado en el Parque Agua Azul fue calificado por sus...

El cosmos sobre el Cabañas
Jueves, 1 Diciembre 2016

Un viaje sensorial, guiado por un Marakame, conjunta varias disciplinas en...

Una noche entre títeres
Jueves, 1 Diciembre 2016

La puesta en escena “El caballero de la mano de fuego” se presentó en la...

...Y así sucedió
Jueves, 1 Diciembre 2016

En los barrios el ambiente era quieto, con antelación se supo que habría un...