Directorio de Sedes

La dulce historia del cacao

La dulce historia  del cacao
Referencia de Revista
No. 9

Jueves, 24 Noviembre 2016

El taller de “Letras con chocolate” expone de forma divertida el pasado y presente de uno de los regalos de México para el mundo

Con su aroma encanta, con su sabor enamora. Es el chocolate, uno de los alimentos más populares del mundo, tanto que en Bélgica, Alemania y Holanda se jactan de tener los mejores, pero ¿sabías que el corazón de esta deliciosa golosina, el cacao, es mexicano?

Sobre el cacao siempre hay mucho por contar, considera la maestra Susana Herrera Argüelles, quien como parte del Festival Sucede presentó el taller “Letras de chocolate”, dirigido para gente de todas las edades y entusiastas del aprendizaje.

Con el Jardín San José de Analco como escenario, Susana comenzó el taller relatando algunas de las leyendas que rodean al cacao, que en sus orígenes se consumía como una bebida de sabor tan amargo como deliciosa, reservada a la clase más alta de los mexicas, en el México prehispánico.

“Pero con las llegada de los conquistadores españoles cambió, pues con ellos llegó el azúcar y fue así que nació el chocolate como lo conocemos”, explicó la maestra, quien impartió el taller a una veintena de participantes, en su mayoría pequeños quienes pudieron tocar, oler e incluso probar el cacao en su mazorca o sus semillas. “Así como lo ven es un poco amargo, pero tras moler sus semillas en un metate, los indígenas obtenían la pasta con la que se fabricaba el chocolate”.

La primera parte del taller de “Letras de chocolate” es didáctica, pero la segunda práctica, ya que en ese momento Susana distribuye a los asistentes aros de metal y una pieza de chocolate en crudo para que fabriquen su propia tablilla. Es entonces que hay que usar las manos para crear la deliciosa golosina. La actividad entonces se torna vivencial, ya que se conoce, se olfatea, se toca y se prueba el cacao en sus diversos estados.

A modo de remate, Susana reparte bolsas de papel para empacar el chocolate, así como crayolas, para que los asistentes hagan su propio diseño, y de esta manera se redondea la experiencia creativa. “La gente de Guadalajara ha participado muy bien en estas actividades, especialmente los niños, que terminan aprendiendo mucho sobre el cacao”.

 

El remate de la sabiduría

 Parte del taller también implica aprender algunos trabalenguas y refranes populares con el chocolate como protagonista. Entre los que se escucharon en “Letras con chocolate” fueron “Bájale la espuma a tu chocolate”, “Ni amor reanudado ni chocolate recalentado”  y el favorito de Susana Herrera “El chocolate excelente, para poderse beber, tres cosas ha menester: espeso, dulce y caliente”.

 

 

Ultimas noticias

Los Camaradas ya miran al futuro
Jueves, 1 Diciembre 2016

El festival cultural celebrado en el Parque Agua Azul fue calificado por sus...

Mirar y ser mirado
Jueves, 1 Diciembre 2016

Como testigos de lo casi imposible, los  asistentes al Larva aplaudieron...

Se ríen con la huesuda
Jueves, 1 Diciembre 2016

“Un Doctor Improvisado”, a cargo de la compañía Teatro al  Hombro, aborda...

...Y así sucedió
Jueves, 1 Diciembre 2016

En los barrios el ambiente era quieto, con antelación se supo que habría un...